Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Qué hermoso es tener un corazón
con capacidad para amar y perdonar,
para ayudar y comprender,
para creer y confiar.

Pero qué difícil me resulta practicarlo,
hacerlo vida en mis actos de cada día.
Mis fuerzas son muy limitadas
y son más las horas bajas que las buenas.

Tú siempre estás ahí, esperándome,
creyendo en mí, confiando en mí.

Que una caída de hoy sea un peldaño
que me acerque más a ti y a mis hermanos;
que cada día tenga el coraje
de volver a empezar en el camino del amor.

Que al cerrar cada noche,
pueda refugiarme en tu regazo
de padre compresivo y amoroso.

Dame la valentía de saber unir
mi mano a otros hombres, mis hermanos,
para hacer crecer entre todos
el arco iris del amor y de la amistad.

Autora: María Merced
(Caguas - Puerto Rico)
Mayo 9, 2001

 

 

 

Tell a friend about this page!
Their Name:
Their Email:
Your Name:
Your Email:

 

 

Ver Libro/View Guestbook Firmar libro/Sign Guestbook
Links/Enlaces Indice/Index

Back - Regresar